Eurocopa 2024: España remonta a Francia con golazo de Lamine Yamal y pasa a la final


Un golazo del azulgrana inicia una remontada que culmina Olmo con otra gran acción. Países Bajos o Inglaterra, rival de La Roja en la final.

Bendita locura, bendita Berlín. España regresa al lugar donde inició un viaje de seis victorias que valen la final de la Eurocopa. Hay veces, no tantas, en que el fútbol es justo y esta es una de ellas, porque La Roja luchará por el título tras confirmar ante Francia su condición de mejor selección del torneo. Dos golazos de Lamine y Olmo lanzaron a un equipo que volvió a ser el mejor amigo del balón. Da igual el rival, Inglaterra o Países Bajos. El único peligro para La Roja es el de traicionarse a sí misma.

Leer También: Eurocopa 2024: Así quedaron los cruces de semifinales, horarios, partidos y cuándo se juegan

En el fútbol, un simple detalle es capaz de hacer trizas días y días de pizarra y entrenamientos. Así ocurrió en Múnich, con el añadido de que en apenas cuatro minutos vimos la cara y la cruz de la misma moneda. En el 5′ fue España la que disfrutó de una ocasión de oro con el centro medido de Lamine que Fabián no supo cabecear a gol. En el 9′, en un calco de esa jugada, fue Francia la que dio de pleno en la diana: Mbappé centró desde la izquierda y Kolo Muani, titular en detrimento de Griezmann, batió a Unai de un testarazo sin apenas oposición. El jugador del Atlético pagaba con esa suplencia su mala Eurocopa, mientras que el del PSG aportaba más punch arriba.

Lo que se abría con ese 0-1 era el peor escenario posible para España, con Francia aún más echada atrás y aferrada a las contras de Dembélé y Mbappé, terribles en su velocidad. Ay madre, qué miedo. Más aún teniendo en cuenta que Navas sumaba ya una amarilla tras verse obligado a frenar con falta una internada peligrosa de Rabiot.

Era el momento de comprobar de qué pasta estaba hecha La Roja. Y entonces asistimos a algo que, irremediablemente, nos trasladó a la víspera, a una frase de esas que no pasan inadvertidas: “Si Yamal quiere jugar una final, tiene que demostrar más cosas de las que ha hecho”. Su autor, Rabiot. Y Lamine, está claro, tomó nota. Así que en el minuto 21 regaló al fútbol uno de esos goles que viajan a través de las Eurocopas. La joya del Barça recibió el balón, se lo acomodó en la zurda y remató desde 30 metros en una parábola ante la que nada pudo hacer Maignan. El balón incluso tocó en el poste antes de provocar el éxtasis de la afición española. Un tanto que tiene una etiqueta grabada en bronce: es el jugador más joven en marcar en una Eurocopa o un Mundial. Supera a un tal Pelé.

Una auténtica obra de arte, algo que dejó a los franceses con la boca abierta hasta tal punto que, sin haberse recuperado del golpe, encajaron el 2-1 cuatro minutos después, ahora con la firma de Olmo. Control de notable, recorte de sobresaliente y remate duro que llegó a tocar en la bota de Koundé antes de besar la red. Era la mejor forma de reorientar el partido, de hacer que España recuperara el timón. No lo soltó de ahí hasta el descanso, sin ocasiones claras por parte de ningún equipo, con ese respeto mutuo y sensación de aparcar la verdadera batalla para los segundos 45 minutos.

Dembélé y Mbappé, amenazas

En ella debía dirimirse quién se hacía hueco en la final del próximo domingo en Berlín. Francia subió una marcha, de nuevo gracias a Dembélé y Mbappé, con Rabiot pidiendo el balón y Kanté acumulando kilómetros, no sé cuántos millones lleva ya en sus piernas. En el 56′, el chasis de Navas dijo basta y tuvo que ser sustituido por Vivian, que se acomodaba como central con el lógico paso de Nacho al lateral derecho. Lo de Navas es de premio, a sus 38 años titular en una semifinal de la Eurocopa con la agradable tarea de defender a Mbappé. Jesús del Gran Poder.

Deschamps subió la apuesta y metió de un plumazo a Camavinga, Griezmann y Barcola con media hora aún por delante. Había que quemar todas las naves, no quedaba otra ante una España a la que le duraba poco el balón. Era el momento de apretar los dientes y La Roja lo hizo. Ganó oxígeno con Merino y Oyarzabal, que suplieron a Olmo y Morata, aunque perdió veneno para poner en aprietos a Maignan. Pero el esfuerzo mereció la pena y España solventó de la mejor manera posible el último intento de la subcampeona del mundo. Sufrir así da gusto. El modo en el que Laporte se retiró a la banda para ser asistido tras un choque con Giroud reflejaba ese derroche. La Roja estaba en la final, por fin. Solo queda un paso más para ser la única selección capaz de ganar cuatro Eurocopas.

Cambios

Dani Vivian (57′, Jesús Navas), Antoine Griezmann (61′, N’Golo Kanté), Eduardo Camavinga (61′, Adrien Rabiot), Bradley Barcola (62′, Randal Kolo Muani), Mikel Oyarzabal (75′, Álvaro Morata), Mikel Merino (75′, Dani Olmo), Olivier Giroud (78′, Ousmane Dembélé), Ferran Torres (92′, Lamine Yamal), Martín Zubimendi (93′, Nico Williams)

Goles

0-1, 8′: Randal Kolo Muani, 1-1, 20′: Lamine Yamal, 2-1, 24′: Dani Olmo

Tarjetas

Arbitro: Slavko Vincic
Arbitro VAR: Nejc Kajtazovic, Paolo Valeri
Jesús Navas (13′,Amarilla), Aurelien Tchouameni (59′,Amarilla), Camavinga (88′,Amarilla), Lamine Yamal (90′,Amarilla)

Diario AS

Hender “Vivo” González

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com