La Pro Volleyball Federation irrumpe con salarios de 60.000 dólares al año y un millón de dólares para el equipo campeón.

El voleibol es el tercer deporte más visto en televisión a nivel universitario en Estados Unidos, solo detrás del fútbol americano y del baloncesto masculino. Tanto es el éxito que desde noviembre se viene preparando la primera liga profesional de voleibol femenino en América. A partir de este miércoles, las 132 jugadoras de los siete equipos participantes competirán por todo el país a lo largo de la primera temporada de la Pro Volleybal. Para 2025, el cuadro de equipos aumentará a diez.

Leer También: Nueve países anfitriones: La Liga de Naciones de voleibol (VNL) 2024 llega con fuerza en su sexta edición

La principal diferencia de esta liga respecto a otras es la singularidad en las condiciones y modo de formación de los equipos. Ofrecen un nuevo horizonte para las jugadoras, a las que aspiran en convertir en superestrellas a las que aclamar grandes estadios. Los organizadores reiteran que se trata de una competición ‘REAL’. Con esto hacen referencia a que las competidoras son atletas de élite que tendrán por primera vez la oportunidad de competir en una liga ‘mayor’ con calidad en el juego, en el trato y en los eventos.

Si hay una cuestión que llama la atención es el orgullo de ser la primera liga de voleibol profesional en Estados Unidos que ofrece a sus jugadoras “un salario digno REAL”. Una jugadora tendrá, en el primer año, un sueldo base similar al de las jugadoras de la NBA. Más de 60.000 dólares anuales (55.115 euros) es lo que recibiría la jugadora con menor compensación. Pero, además, hay que sumarle el pago adicional por los logros y avances de la temporada.

Las jugadoras son seleccionadas, en parte, a partir de un draft, al estilo de la NBA. Siete estudiantes pasaron a engrosar las filas de los equipos en diciembre de 2023. Asija O’Neal, primera en el draft, fue fichada por Columbus Fury, la franquicia con sede en Ohio en la que también jugará la española María Schlegel. Para ser seleccionables, las jugadoras que quieran jugar en la Pro Volleyball deberán tener al menos 18 años y ser jugadoras universitarias.

La competición se disputará siguiendo el modelo de dos partidos de ida y dos de vuelta, por lo que cada equipo jugará un total de 24 partidos tanto en casa como fuera. La temporada culminará en mayo con un fin de semana, en el que se enfrentarán cuatro equipos en dos partidos de semifinales antes de la final.

Todas las franquicias desean coronarse como la primera en lograr el título de campeona de la primera edición de la Pro Volleybal, que ofrece un millón de dólares (918.590 euros) para el finalista. Atlanta Vibe, Columbus Fury, Gran Rapids Rise, Omaha Supernovas, Orlando Valkyries, San Diego Mojo y Vegas Thrill competirán por alcanzar no solo el título, sino también el cariño de la afición, los mejores patrocinadores y marcar el precedente en el mundo del voleibol femenino profesional. El ganador marcará un hito histórico.

El calendario se inicia con la primera jornada en los días 24, 25 y 26 de enero. Los primeros cruces serán los de Atlanta Vibe contra Omaha Supernovas, Columbus Fury contra Gran Rapids Rise y Atlanta Vibe contra Orlando Valkyries. Tal es el futuro que se augura al proyecto que grandes atletas profesionales y otras celebridades son patrocinadores de los equipos, como son la tres veces medallista olímpica en voleibol, Kerry Walsh; las estrellas del deporte Cecile Reynaud, Laurie Corbelli y Jenna Rosenthal; o el artista Jason Derulo.

Diario AS

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com