Giroud avanzó a los rojinegros, cuyo portero, Maignan, fue héroe el parar un penalti a Kvaratskhelia y el gol de Osimhen llegó demasiado tarde.

La defensa milanista se impuso a las estrellas del líder de la Serie A, con un juego poco fluido y sin puntería.

Leer También:Champions League: El Real Madrid se apunta a otras semifinales tras ganar al Chelsea en Stamford Bridge

El Milan rompió este martes el sueño del Nápoles de ganar su primera Champions. Un gol de Olivier Giroud permitió al equipo de Stefano Pioli acabar de sentenciar estos cuartos de final en los que ganó en la ida (1-0) y empató en la vuelta (1-1). El tanto de Victor Osimhen para el Nápoles llegó muy tarde, faltando un minuto para el final del descuento. El 1-1 llevó al Milan a las ‘semis’.

El Milan, campeón de Europa en 1963, 1969, 1989, 1990, 1994, 2003 y 2007, quiere ganar su octava Champions y precisamente en Estambul, donde perdió por penaltis la de 2005 tras una histórica remontada del Liverpool de Rafa Benítez. Es el milanista el equipo que más veces ha conquistado este trofeo tras el Real Madrid (14).

Empezó, como acostumbra, el Nápoles (que tiene muy cerca su tercer ‘scudetto’) como un vendaval, volcado totalmente al ataque, sabiéndose obligado a remontar el gol que había marcado Ismaël Bennacer en la ida. Sin embargo, pese a esa fuerza ofensiva con la que inició el encuentro de vuelta, pese a su juego ambicioso, agresivo en el mejor sentido, el Nápoles tuvo problemas a la hora de crear ocasiones.

Y es que en la defensa del Milan Simon Kjaer y Davide Calabria brillaron con luz propia, a un nivel muy alto, poniéndoles las cosas muy difíciles a las estrellas del Nápoles, Victor Osimhen (que apenas apareció en la primera parte) y Khvicha Kvaratskhelia, que empezó a aparecer más en la segunda. 

Era un Nápoles sin dos piezas claves, Zambo Anguisa en la media (expulsado en la ida) y Kim Min-Jae en la defensa (por acumulación de tarjetas. Suponía un gran examen para el equipo de Spalletti la remontada ante el Milan y no lo superó. Sandro Tonali vio este martes una amarilla que le convierte en baja para semifinales, en las que el Milan se medirá a Inter o Benfica, que este miércoles disputan su encuentro de vuelta. En la ida, 0-2 para el Inter. Apunta a derbi milanés en semifinales.

No solo no se avanzó el Nápoles, sino que Mario Rui cometió penalti sobre Rafael Leao, aunque, por fortuna para los partenopeos, Meret, portero del conjunto de Spalletti, se lo paró a Olivier Giroud en el minuto 22. Desde 2012 no fallaba el delantero francés una pena máxima. 

Pero Giroud tuvo ocasión de reivindicarse. En el 43′, Leao llevó a cabo una jugada estelar, en la que se fue hasta de tres rivales y asistió al atacante galo, quien culminó con la zurda. Una gran acción, un gran gol. Ya antes Giroud había dispuesto de una gran ocasión. La noche se le había complicado mucho al Nápoles.

En la segunda parte, Kvaratskhelia protagonizó alguna buena jugada, pero no pudo culminarlas. El Nápoles atacaba, pero lo cierto es que no podía superar a la bien organizada defensa del Milan. Para colmo de los males de los del estadio Diego Armando Maradona, en el 82′ Maignan, de nuevo héroe de los suyos, le paró un penalti a Kvaratskhelia. La pena máxima fue por mano de Fikayo Tomori. Hasta el final luchó el Nápoles y, faltando un minuto para el final del descanso, empató Osimhen con un remate de cabeza. No hubo tiempo para más.

Mundo Deportivo

Hender “Vivo” González

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com